OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Reflexiones a partir de mi historia de vida

Comparte:

Por: Guadalupe Andrea Pérez Mendoza Sánchez

Yo como mujer hoy quiero decir que me he cansado de la desigualdad y la injusticia que vivimos en nuestra condición de mujeres privadas de libertad. Hoy quiero que sea escuchada mi voz y que todas nos hagamos presentes para luchar por una situación más favorable en nuestros casos, aún más al salir de este lugar, ya que no es fácil recuperar la confianza. La situación de cárcel nos nulifica y ante la situación de libertad la misma sociedad nos juzga, nos cierra las puertas.

Quiero que empecemos por dejar de juzgarnos a nosotras mismas para ser libres de todo prejuicio, ser solidarias.

A veces fui muy egoísta, pensaba que sólo a mi me pasaban cosas duras y difíciles, en la plática con mis compañeras de aquí adentro empecé a tenerles confianza, poder hablar, escuchar y apoyarnos me ha servido para darme cuenta que somos compañeras con muchas historias en común. Antes pensaba que me iban a juzgar o criticar, ahora veo que es necesario tenernos confianza y paciencia entre todas aquí para luchar juntas.

Mi historia es un pasado que aun duele pero del que no me siento avergonzada, le pido perdón a mi madre, que ya se fue, que ya hace dos años no está físicamente, porque yo no estuve con ella porque ya estaba en la cárcel, sólo espero que esté en paz ahora, le pido perdón por tanto tiempo perdido. Ahora estoy aquí, escucho muchas veces a mis compañeras y me doy cuenta  que yo no comprendía, pero ahora ella ya falleció y no tuve tiempo de estar con ella, sin insultos, sin peleas. Ahora,a donde quiera que esté, pienso que descanse en paz y yo también podré descansar en paz. Recuerdo todos los días a mi madre y pienso en lo efímera e incierta que es la vida y pienso que lo que vale es el presente.

Llevo aquí 2 años y 5 meses, mi condena es de 10 años. Dentro de aquí aprendo a tener más confianza en mi, ya no me estanco en la tristeza sino que salgo adelante, ya no necesito que me digan qué hacer, hoy siento que estoy saliendo de un pozo muy profundo y dejando de lado lo que no me sirve. Me está costando pero sé que me fortalezco y voy dejando los miedos.

Sé que voy a seguir luchando para salir adelante, sé que soy una guerrera, que todas las mujeres lo somos, nada mas peleamos diferentes batallas.

Mayo del 2016

Foto: Mural en el interior del penal. Evangelina Cruz.

Revista Enheduanna

, ,

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: