Transmitiendo el amor por la lectura

Lo único malo del lugar es el nombre

Comparte:
Colores y texturas.

Colores y texturas.

Un lugar con bancas y lleno de árboles es bello por sí solo; pero si es el espacio en donde se puede saltar de un museo a otro; que da la posibilidad de conocer animales prehistóricos; la majestuosidad de la cultura Maya y la belleza de la flora de Chiapas, este sitio está más allá del bien y el mal.

Lo malo con este lugar ubicado en el norte de Tuxtla Gutiérrez, además del abandono que se le ha tenido en los últimos años, es su nombre –Calzada de los Hombres Ilustres-. Una serie de bustos de personajes–todos hombres, algunos de ellos con una participación en la historia bastante cuestionable-   dan nombre al sitio.

Sembrando vida.

Sembrando vida.

El pasado Domingo diferentes colectivos culturales independientes se unieron para hacer realidad un corredor cultural en está calzada, sin más intención que rescatar este espacio como un lugar público dedicado a la cultura.

Las y los creadores ofrecieron su talento durante toda una mañana. Familias enteras pudieron disfrutar de diferentes expresiones artísticas como: música, teatro, danza, escultura y pintura.

Cuenta cuentos.

Cuenta cuentos.

Anunciaron que la intención es que el primer Domingo de cada mes se replique la actividad y así el lugar sea revindicado como un espacio dedicado a la cultura en toda su amplia expresión.

El rescate de este espacio tiene que ser integral. No podemos reivindicarlo por completo como un sitio dedicado a la generación y transmisión del conocimiento y  la difusión de la cultura, si se continúa llamando “Calzada de los Hombres Ilustres”.

Su nombre, podría sonar para algunos que es cuestión de forma, pero la forma muchas veces, como está, es también fondo.

Danza moderna.

Danza moderna.

No podemos transmitir a los niños y las niñas, que el primer Domingo de cada mes acudirán a este lugar para los corredores culturales –esperamos que sean muchos y muchas quienes lleguen- que la historia fue hecha por hombres de una solvencia moral cuestionable. ¿Qué hace ahí Plutarco Elias Calles?

No podemos decirles a los niños y a las niñas que ese sitio tan bello se llama “Calzada de los Hombres Ilustres”, como que si no hubiera mujeres ilustres.

No podemos hablar de generación y transmisión del conocimiento y la difusión de la cultura, si seguimos replicando los “valores” de una sociedad patriarcal que no nos ha permitido desarrollarnos en toda nuestra potencialidad y que invisibiliza la participación de las mujeres.

Ojalá que el abordaje del rescate sea integral. Que no tengamos que seguir llamando a este bello sitio “Calzada de los Hombres Ilustres” porque esto nos hace recordar que nos falta mucho aún por caminar para hacer visible a las mujeres.

Moldeando con plástilina.

Moldeando con plástilina.

 

 

 

Revista Enheduanna

One Response to Lo único malo del lugar es el nombre

  1. Interesante lectura y sobre todo el mensaje que trae. 9 octubre, 2015 at 8:52 am #

    Interesante lectura, y sobre todo el contenido el mensaje.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: