Foto: Francisco López Velásquez/ Cortesía.

Las mujeres invisibilizadas en la visita del Papa

Comparte:

Llegó a Ecatepec en el Estado de México, el lugar en donde se ha registrado el mayor número de feminicidios. Estuvo en San Cristóbal de las Casas, en Chiapas donde las mujeres indígenas hicieron otro levantamiento para que su voz fuera escuchada adentro del propio Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Estará en Ciudad Juárez, conocido mundialmente por las mujeres desaparecidas, pero hasta ahora esos lugares emblemáticos no han servido para que el Papa Francisco evidencie la situación de desigualdad de género en el que se encuentran las mujeres en México y el mundo.

Diferentes organizaciones civiles que defienden los derechos de las mujeres, una de ellas las Católicas por el Derecho a Decidir, emprendieron una campaña desde antes de la llegada del Papa para pedirle al Pontifice que se pronunciarA por los feminicidios y las desapariciones de mujeres. Hasta ahora no lo ha hecho.

Creo que muchas y muchos reconocemos matices progresistas en el Papa Francisco en algunos temas -la incorporación de usos y costumbres indígenas en las ceremonias religiosas; la posibilidad de que las parejas divorciadas y vueltas a casar puedan comulgar y hasta el matrimonio igualitario-; pero en lo que se refiere a la participación de las mujeres y la desigualdad de género su postura sigue siendo la misma que sus antecesores.

Cuando se le ha cuestionado sobre la comunidad gay, el jerarca católico ha tenido un discurso más abierto; pero cuando se le cuestiona sobre la posibilidad de la ordenación de mujeres  sin miramientos dice que la postura de la iglesia católica sigue siendo la misma.

Durante su mensaje a las familias en Tuxtla Gutiérrez se siguió centrando en la familia tradicional. No evidenció las desigualdades de género que hay dentro de ellas, la violencia que se ejerce la mayoría de veces en contra de las mujeres. Habló de “echarle ganas”, del amor entre un hombre y una mujer, de tener hijos; siguió con el mismo modelo de familia que ha estado en la iglesia por siglos.

En San Cristóbal de las Casas mostró tal vez un matiz progresista en un tema; pero en Tuxtla Gutiérrez el Papa Francisco dejó en claro que hay en temas que la iglesia católica no se mueve.

Son las mujeres las que sostienen la Iglesia Católica, las que más participan en las ceremonias religiosas, son mujeres el mayor número de feligreses aun así no pueden dirigir la iglesia que mantienen; no han merecido, hasta ahora, ser nombradas por el Papa. Sus problemas no están en su agenda.

 

 

 

 

 

Revista Enheduanna

, , ,

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: