samantha

La que sabe escuchar

Comparte:

Samantha brinca cuando se cae un juguete, movemos una silla, gritamos. Llora cuando escucha pasar una ambulancia, o ladran los perros. Cuando le hablo me ve a los ojos y mueve los labios, será porque su nombre significa: la que sabe escuchar.

Tiene diez meses, cuando nació el Dr. Adalberto Galdámez Barrios, pediatra, nos recomendó realizarle el tamiz metabólico y el tamiz auditivo neonatal, como exámenes de rutina.

Acudimos a la Doctora. Julieta Muñoz Avilés, Especialista en Comunicación, Audiología y Fonología por primera vez a sus trece días de vida. Entré con ella a una cabina cerrada y oscura, le pusieron un audífono, conectado a una computadora, en el oído derecho. Luego en el izquierdo. La doctora detuvo el estudio porque Samantha lloraba y respiraba como si tuviera la nariz tapada.

Dos veces después de cancelar el estudio (porque salía alterado), nos recetó unos medicamentos para que lo tapado de la nariz se le quitara. A la cuarta visita a la doctora,  luego de que Samantha llorara media hora se quedó dormida, concluyó el tamiz auditivo y un estudio de potenciales auditivos de tallo cerebral.

Entonces recibimos la noticia: su hija es candidata a usar un aparato auditivo, tiene hipoacusia a determinar en el oído izquierdo. Luego de un rato comprendimos que no escuchaba como nosotros, pero no comprendíamos lo que eso implicaba.

“La hipoacusia o sordera es la disminución del nivel auditivo por debajo de lo normal. Se puede presentar a cualquier edad, incluso desde el nacimiento. Puede ocasionar trastornos del lenguaje si no se trata con oportunidad. En México nacen al año entre 2,000 y 6,000 niños y niñas con hipoacusia o sordera.”1

Lloré amargamente como una semana. Buscamos una segunda opinión. Actualmente acudimos al seguro popular para que le realicen los potenciales de tallo cerebral, tomografía, terapia del lenguaje que por motivos de espacio contaré después. Logré asimilar la información y los cuidados que debemos tener en adelante.

Gracias al estudio sabemos que Samantha no debe ser expuesta a sonidos altos, consumir medicamentos ototóxicos que puedan causar sordera, que debemos evitar se enferme frecuentemente de la garganta y gripa, que debemos acudir a terapia del lenguaje para que no tenga problemas posteriores.

Estamos felices pues es una niña sana, juguetona a la que amamos infinitamente, y afortunadamente el problema se detectó a tiempo para evitar otras complicaciones de salud.

 

________Prueba de Tamiz Metábolico y auditivo del recién nacido. Hospital Juárez.

Berruecos Villalobos, Pedro.Tamiz Auditivo Neonatal e Intervención temprana. Documento de postura. Academia Nacional de Medicina. México.  2014.

Revista Enheduanna

,

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: