lovefeminism

La axila rasurada

Comparte:

¿Cómo puedo ser feminista?

Por: Dianne Padilla

Como he recalcado en otras ocasiones, más que una cuestión de identidad, el feminismo tiene que ver con una práctica cotidiana, tanto íntima como política encaminada a lograr condiciones de vida más justas y libres para todas y todxs.

Aquí hay unas ideas bastante concretas de acciones, lo ideal sería que cada mujer pudiera llevar a cabo todas estas prácticas: pero con que pongan en marcha algunas ya es un avance.

 

✔Deja de llamar a otras mujeres putas, nacas o indias. Ser feministas va de la mano con desarrollar conciencia social y mucha empatía. En buena medida es aspirar a vivir en un mundo sin clases ni discriminación de ningún tipo. Tampoco te sientas con la autoridad moral para juzgar la vida, las decisiones, las preferencias de las demás. Aplica el viejo proverbio: trata a las demás como te gustaría que te trataran.

 

✔Deja de juzgar los cuerpos de otras mujeres. No importan sus medidas, su talla, si no se depila, su maquillaje, etc. Sé amable también contigo, reconcíliate con tus imperfecciones, acéptate tal y como eres. Valiosa porque eres única. Lo que importa son las decisiones éticas que tomamos todos los días para convertirnos en mejores humanas, no que usamos leggins blancos con tanga.

 

✔Cuida tu salud y deja de fingir orgasmos. Tu cuerpo es tu santuario. Nadie que no pueda respetarlo, amarlo y cuidarlos debería tener acceso a él. Empezando de nuevo por ti misma.

 

✔Consume con responsabilidad. El feminismo es anticapitalista. La acumulación de capital en unas pocas manos genera condiciones económicas precarias para las mayorías. Revisa tus hábitos de consumo, lo ideal es tener una vida más frugal y sustentable.

 

✔ Sé voluntaria. Busca una causa que te interese: no importa cuál pero aporta un poco de tu energía en hacer de este mundo un poco menos feo e injusto. Existen muchos refugios de personas y para animales con carencias de recursos humanos, en los que podrías estar ayudando a hacer la diferencia.

 

✔Organiza un círculo de lectura. Puedes reunirte con tus amigas una vez al mes y discutir textos, no necesariamente feministas pero sí de mujeres (pero de preferencia feministas J) comparte las aportaciones que han hecho esas mujeres en cualquier ámbito. Visibilícenlas.

 

✔ Denuncia y acompaña. Si eres testigo de un acto de violencia, en la escuela, en tu trabajo, en la calle, en cualquier lugar, levanta la voz, respalda a quien lo sufre, esto es activismo cotidiano, no esperes a ser tú la afectada. Sé sororaria.

 

✔ Manifiéstate. Siempre hay motivos por los cuales marchar y manifestar nuestra inconformidad. Los feminicidios, la conmemoración de los 49 niñxs de la guardería ABC o el caso de Kymberli, la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzi, la Marcha de las putas, etc. En últimas fechas las manifestaciones se han convertido en un elemento rutinario e importante de nuestra “democracia”, y aunque por sí mismas no cambian nada, gracias a la persistencia de algunas protestas en algunos momentos se han podido cambiar legislaciones y derrocar gobiernos. No perdamos la esperanza.

 

✔ Únete a un grupo feminista en Facebook. Hay muchas mujeres con conciencia feminista en las redes sociales y esto ayuda a que cada vez más personas estén expuestas a las ideas feministas y a sus debates, a la vez que desmitificas algunas ideas basadas en la ignorancia con respecto al feminismo. Las redes también son un punto de encuentro y de enlace con otras feministas con las mismas inquietudes que las tuyas, se tejen lazos de colaboración, de solidaridad, de apoyo y muchas veces amistades entrañables, con las cuales ir por un café, salir a bailar, ver películas, trollear machirulos y apoyarse mutuamente. Así que hablar de feminismo en las redes es una buena herramienta también.

 

✔Participar en la política. Todas los partidos tienen asociaciones juveniles. Iniciativa Feminista México por ejemplo, pero también Morena, que son los dos partidos más afines con el ideario socialista. Necesitamos más mujeres jóvenes participando en la política, pero es necesario y fundamental que esa participación política se fundamente en el feminismo, si no es repetir los esquemas políticos de los que ya estamos hartas: más política sí, pero feminista.

 

✔Si la política partidaria no es para ti: Muchas mujeres piensan que el cambio real de la sociedad no vendrá a través de los partidos o las instituciones, creen que el gobierno y los partidos son en esencia quienes interfieren de manera negativa para el progreso de la sociedad y no están tan erradas, pero tener ideas revolucionarias sin una plataforma en donde ponerlas en práctica es una lucha estéril también. Así que si eres una diosa punk anarquista, pero sólo dentro de las paredes de tu habitación, no sirve de nada, habla con otras de tus amigas y organízate. Esa es la palabra clave Organización, la segunda palabra clave es: ¡frente unido!

 

Para terminar sólo quiero invitarlas a una reflexión: estoy segura que todas ya hacemos muchas de estas cosas y estamos convencidas de que con que no jodamos más en este mundo ya estamos aportando, siento decirles que no es así, ser neutrales, está más relacionado con la indiferencia y la apatía, la conciencia siempre te empuja a la acción. Si queremos un país donde la rutina no sea 7 feminicidios al día, tenemos que sacrificar un poco de nuestra comodidad. La meta, realmente vale ese sacrificio.

 

Revista Enheduanna

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: