Madres centroamericanas colocando flores en la fosa común del panteón de Arriaga. Foto: Sandra de los Santos.

El otro rostro del narco, que no tiene que ver con el blackberry rosa

Comparte:

Ese día creo que ha sido una de las veces que más dolor he visto en un solo lugar. La imagen de mujeres centroamericanas dejando flores en la fosa común del municipio de Arriaga sin saber si sus hijxs están enterradxs ahí es terrible.

Cada año en el mes de Diciembre, una caravana de madres centroamericanas recorre diferentes estados de la república buscando a sus familiares que han desaparecido en el país.

Hay muchas historias en cada una de las mujeres. Personas que deciden por cuenta propia dejar de comunicarse con su familia o que perdieron comunicación con ellxs cuando de este lado –México- o del otro –Centroamérica- sucede algo que los obliga a mudarse sin avisar. Esas tal vez son las historias menos dolorosas.

Las más difíciles son las que tienen que ver con el crimen organizado. Jóvenxs que cruzando México rumbo a los Estados Unidos fueron secuestradxs por el narcotráfico; mujeres que son víctimas de trata de personas.

Hay periodistas, la mayoría de ellas mujeres –Marcela Turati, Ángeles Mariscal, Daniela Pastrana, Patricia Mayorga- que han documentado estas historias. Que han contado lo que pasa con las víctimas del crimen organizado.

Pero estos textos son poco atractivos en comparación a las  notas referentes a las  conversaciones que supuestamente sostuvieron Joaquín Guzmán Loera y la actriz Kate del Castillo.

Esa nota resultó –no es raro- mucho más taquillera que las que hacen referencia de las madres centroaméricanas que buscan a sus  desaparecidxs en México. Es más “atractivo” hablar del color del blackberry que supuestamente le obsequió el capo a la actriz, que de lxs periodistas asesinadxs; lxs jóvenxs desaparecidos; de la lucha de las madres por encontrar a sus hijxs. De lxs niñxs que vieron cómo asesinaron a sus padres.

Las apologías del narco siempre me han molestado. La “humanización” de quienes controlan de un lado y el  otro el crimen organizado en México se me hace una ofensa a las familias que han perdido a sus afectxs. Es olvidarse de todo lo que hemos perdido a consecuencia del narcotráfico.

Las series de televisión, telenovelas, las entrevistas a los capos –algunas, hay trabajos muy buenos y serios- no hablan de la situación de miseria en la que viven las personas  que trabajan para el narco; tampoco de las redes de trata.

Lo que hacen esas series y telenovelas es vanagloriar la vida del narco. Lxs pintan como héroes y heroínas. No es raro, entonces, que haya personas que vean al narco como una opción de vida.

Una vez más las que pierden más son las mujeres. Las agresiones sexuales; las que se quedan con los hijxs después de que la pareja decide meterse al narcotráfico; las que se quedan buscando a sus familiares desaparecidxs; las que se quedan llorando a sus familiares asesinadxs son ellas. No las dejemos de ver. No las ofendamos perdiendo de nuestra vista lo, verdaderamente, importante.

Cada vez que reducimos el problema del narcotráfico a un supuesto “romanceo” entre una actriz y un capo, estamos invisibilizando el problema del crimen organizado en México. Dejamos de ver a lxs políticxs que son responsables de esta situación por complicidad u omisión; no vemos que atrás de las desapariciones de los normalistas está el crimen organizado; invisibilizamos a lxs  niñxs que son víctimas de trata de personas. No vemos el dolor que hay en esas mujeres que buscan a sus hijxs desaparecidxs. No nos hagamos esto.

Revista Enheduanna

,

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: