UNBREAKABLE-KIMMY-SCHMIDT21

Decir NO es un Sí a la vida

Comparte:

¿Han visto la serie Unbreakable Kimmy Schmidt? – la traducción sería la irrompible Kimmy Schimidt-. Es una serie original de Netflix, que habla de la vida de una joven –Kimmy- que estuvo en cautiverio durante 15 años por el líder de una secta que le hizo creer a ella y tres mujeres más que el mundo se había acabado.

Después de ser rescatadas las cuatro jóvenes –en el primer capítulo- van a un programa de televisión y el conductor les pregunta cómo es que las convenció el líder de la secta de entrar al bunker.

Una de ellas responde que accedió entrar porque le dio pena decirle que “NO” al hombre que supuestamente quería rescatarlas del apocalipsis; el conductor le responde un tanto en tono de burla  “¡Ay! Qué tantas cosas no han terminado haciendo las mujeres por no poder decir que NO”.

Las cuatro mujeres de la serie que estuvieron en cautiverio con el conductor de televisión.

Las cuatro mujeres de la serie que estuvieron en cautiverio con el conductor de televisión.

A quien más nos cuenta decir que “NO” es a las mujeres porque en este sistema patriarcal en el que vivimos se nos ha enseñado a obedecer – muchas somos prófugas del sistema-.

El decir que “NO” se nos dice desde pequeña es poco cortés, egoísta, grosero así que terminamos diciendo que “SI” a todo y no porque estemos convencidas de querer hacer algo, inclusive, de poderlo hacer, sino más bien por no querer ser groseras.

Por eso son tan comunes frase como: “Salí con él porque me dio pena decirle que no, pero es un patán”. “Termine haciendo toda la comida y atendiendo todos los invitados porque no quería ser grosera y ya le había dicho que sí”.

Esos son ejemplos menores, pero los hay tan fuertes como el terminar siendo secuestradas por 15 años por pena a decir que NO.

Hay una gran fuerza empoderadora al decir que NO. Las mujeres nos fortalecemos cada vez que somos capaces de decir que deseamos y no queremos hacer con base a nuestras propias necesidades.

El poder decir NO, nos permite avanzar en lo que si nos interesa. A veces nos boicoteamos nosotras mismas al decir que SI a muchas actividades o compromisos y dejamos a un lado lo que nos apasiona.

Es necesario que a las niñas les enseñemos que no está mal decir que NO. No es mala educación. Podemos decirle que NO a alguien y quererlo. Podemos decirle que NO sin ser groseras. Nada malo sucede, lo único que pasa es que las personas van entendiendo que quien decide sobre nuestra vida somos nosotras mismas.

No es cuestión de egoísmo, sino de anteponer nuestras necesidades. Nuestra vida, nuestro tiempo, nuestras decisiones.

Revista Enheduanna

,

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: