Foto: Marlene Martínez

Sumando voces femeninas desde las radios comunitarias

Comparte:
Ámbar Barrera

Mi voz será el diapasón que guíe aquella otra forma de sentir el mundo.
(
Fragmento de “A mi voz” de Niz Vázquez, poema que forma parte del libro
“Sentires y Pensares, Voces y vivencias desde la radio comunitaria”)

Alejandra Carrillo es de Chiapas y trabaja dando capacitación a equipos de radios comunitarias. Hace un tiempo que se dio cuenta que en su quehacer cotidiano se sentían sola, pues en el medio la mayoría de sus compañeros son hombres. En un viaje a Oaxaca Alejandra conoció a varias mujeres que estaban armando una “Plataforma de Mujeres Radialistas” y supo cómo a través de la plataforma, compartiendo experiencias, podían darse fuerza entre compañeras.

Aunque es de otro estado y la mayoría de las mujeres en la Plataforma son de Oaxaca, Alejandra se sumo a la iniciativa. Básicamente, describen la Plataforma como un punto de encuentro para mujeres que trabajan en la radio ya sea directamente como locutoras o desde la producción u organizaciones civiles que usan la radio comunitaria como medio de comunicación.

Hace un año la Plataforma de Mujeres Radialistas editó un libro llamado Sentires y Pensares, Voces y vivencias desde la radio comunitaria. Un libro que reúne justamente los sentires y pensares de 11 mujeres que forman parte de la Plataforma y que se presentó en Puebla el pasado 28 de octubre en la Feria del Libro Independiente y Autogestiva.

En el texto no se incluyen todas las mujeres que forman parte de la plataforma, es sólo una muestra del trabajo de algunas de ellas desde sus propios contextos y sentires.

En el libro hay experiencias de las mujeres que están en radio directamente, que son locutoras, que están cargo de una radio comunitaria pero también otras que están en la producción, en organizaciones de la sociedad civil también haciendo comunicación, y otras que acompañamos en la formación y la capacitación. Lo que nos une es esta pasión por hacer una radio diferente, incluyente, que exija y que denuncie – dice Alejandra durante la presentación del libro.

El libro surge como una necesidad de plasmar las vivencias que todas esas mujeres tienen en sus medios sin que se sientan como objeto de estudio porque alguien más escribe de ellas, sino compartiéndolo desde sus propias voces, resultando además en un ejercicio de alianza y complicidad. Como dice Alejandra, es algo que han encontrado sanador y reconfortante…

VER TEXTO COMPLETO EN: LADO B

Revista Enheduanna

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: