1

«La música me ha permitido conocerme»: Lilo

Comparte:

“Las flores que arrancas”, forma parte del álbum “Para que Toques También Adentro”, de Kristel Lilibeth (Lilo), que se puede escuchar en las plataformas de YouTube, Spotify, Apple Music, así como el documental en donde participa como soundtrack en Festivales de Cine Internacionales. 

El álbum Ep está integrado por cinco temas, todos grabados y producidos en Tuxtla Gutiérrez, bajo el Estudio Independiente The Sound Department a cargo de César Chandomí. Cuenta con estilos de rock, latín, pop, son tradicional, balada e instrumentos como la clásica marimba chiapaneca, jarana veracruzana y la sección rítmica de piano/sintetizador, bajo y batería. 

Tuve la fortuna de contar con el apoyo de amigos músicos de la ciudad para llevarlo a cabo: Rob Trujillo, César Chandomí, Saúl Moreno, Ruly Mayorga, Selma Mc, Esteban Hidalgo y Leonardo García. Es un disco muy variado, dada la exploración, pero a la vez todos los temas están relacionados en la temática”, comenta en entrevista. 

Foto: Luis Villatoro.

Foto: Luis Villatoro.

Asimismo, informa que “Las Flores que Arrancas”, surgieron como una especie de vómito verbal porque se sentía muy abrumada con lo que vivió en su vida cotidiana el año pasado y este que está terminando.  

“Eran tiempos de una cansada y constante guerra entre lo que pensaba mi cabeza y vivía, escuchaba y veía a mi alrededor. Me parece muy ofensiva la falta de justicia en este país hacía los crímenes ejercidos con violencia hacia las mujeres y cualquier ser vivo. Creo que esa canción refleja bien lo que pienso al respecto, aunque quise darle un enfoque reflexivo más que golpeador”, comparte. 

La creadora musical, actualmente toca el bajo como instrumento musical y un poco de guitarra, contrabajo y piano, mismos que utiliza para componer. Estudió la licenciatura en Jazz y Música Popular en la Escuela de Música de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach).  

Foto: Rob Pérez.

El interés por la composición surgió desde la adolescencia: “Fui una niña algo retraída y callada, es mi personalidad natural, entonces creo que fue un medio para expresar mis ideas de una forma más clara que hablando. Apenas logré retomarlo el año pasado y me parece que ahora tengo más herramientas para hacerlo de una mejor forma. Creo que la magia nació por influencia de mi abuelo. Familiares cuentan que a él le gustaba escuchar música mexicana, sobre todo boleros y baladas, se ponía a cantar. Yo estaba muy chiquita y aprendía a cantar esas canciones con él. De ahí en adelante me gustó escuchar música, mi papá ponía en casa casetes de rock en inglés y mi mamá baladas o música pop. Más adelante de adolescente se me metió la idea en la cabeza de aprender a tocar guitarra, mi papá me obsequió una sencilla que compró en una esquina. Estábamos estrenando computadora de escritorio en la casa, me sentaba horas a investigar cómo leer tablaturas de mis canciones favoritas y ahí comencé. Desde ese entonces me gustaba escribir letras de canciones, pero no tenía idea de cómo estructurarlas”. 

Lilo  comparte que, afortunadamente le tocó vivir en una época en donde las mujeres tienen más cabida en muchos ámbitos. Sin embargo, sí cree que le tocó esforzarse muchas veces el doble que sus compañeros varones para ser valorada de la misma manera que ellos.  

“Aún hay mucho que cambiar, y justamente por eso trato de siempre dar lo mejor de mí en lo que hago, porque significa un homenaje para las mujeres que estuvieron detrás antes de mí y no pudieron realizarse profesionalmente, y significa también inspiración para las jóvenes que vienen detrás, para mostrarles que pueden hacer lo que deseen si se esfuerzan”, apunta. 

Foto: Rob Pérez.

La cantante, ha participado en varios grupos o bandas, tanto de música original como de shows. Actualmente, promociona su proyecto Lilo en donde escribió sus propias canciones. Además, es bajista del ensamble femenino de jazz “Nereidas”, y como bajista de sesión en varios proyectos. 

Respecto a Nereidas, menciona que es un grupo que le parece muy pertinente y necesario en la ciudad, integrado por mujeres bellas y talentosas del estado, “tenemos flauta, vibráfono, batería, bajo y voz”. 

A decir del quehacer que lleva acabo de manera apasionada y con profesionalismo, dice que la música “es el conducto que me ha permitido conocerme y conocer mi entorno de una manera más real. Gracias a ella he conocido muchos lugares y personas, he vivido experiencias que siempre recuerdo con mucho agradecimiento y es tan bondadosa que me presenta retos constantes para seguir creciendo”. 

Revista Enheduanna

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: