REYNA TRES

Adiós a una de las hijas queridas de Tuxtla

Comparte:

Con todo mi cariño para Humberto, Carmen y Mariana

Tenía un andar presuroso, siempre andaba con la cara demasiado levantada, su tono de voz y forma de hablar contrastaban con su menudita forma física. Era de baja estatura y delgada. Así era Reyna Chávez Quiñonez, promotora cultural, psicóloga, ciudadana comprometida, madre de dos hijas y vecina del barrio de San Roque en Tuxtla. Este 18 de Diciembre falleció a los 58 años de edad debido al cáncer de páncreas que padecía.

Las personas que construyen una ciudad son mujeres como Reyna. Que asumen una ciudadanía de tiempo completo, que su crítica no es para señalar lo malo, si no para evidenciar lo que se debe de corregir y hacer mejor. Que desde dónde están y con las herramientas que tienen hacen todo lo posible para que vivamos en un lugar mejor.

Fue servidora pública en el ayuntamiento en diversos departamentos, en gobierno del estado en adquisiciones, en comunicación social, en asuntos agrarios; sin embargo, será recordada por su iniciativa ya realizada ya que hoy  el Centro Social Francisco I. Madero se está rescatando –nos toca a nosotros y nosotras revisar de qué forma, es su legado y hay que cuidarlo-. Su trabajo también se ve reflejado en la Fundación Fernando Castañón Gamboa Pro  Museo de la Ciudad de Tuxtla.

1

A Reyna la conocí en la casa del doctor Gilberto Gómez Maza hace ya algunos años. Iba acompañada de Carmén, Mariana –sus hijas- y Humberto –su esposo-.

No converse en ese momento mucho tiempo con ella, me limité a escuchar la plática que traían con el doctor Gómez Maza. Ella le contaba su preocupación por que les estaban pidiendo el lugar que rentaba con otra psicóloga para dar consultas a personas de muy bajos recursos.

2

REYNA UNO

Fue la primera noche que se hizo de jueves cultural afuera del Centro Social «Francisco I. Madero». Fue la forma que un grupo de ciudadanos y ciudadanas encontró para exigir a las autoridades que se rescatara el lugar.

La noche era preciosa. Los hermanos Sommer tocaban los violines; y Yolanda Quiñones –hermana de Reyna- contaba anécdotas de Tuxtla.

Reyna se acercó a Carmen –una de sus hijas- y ambas lloraron. Estaba siendo realidad uno de los anhelos de Reyna. El hacer algo para rescatar el Centro Social.

3

“Oigan y si hacemos algo aquí en el Centro Social por lo de Ayotzinapa”, nos dijo Reyna después de que estuvimos platicando un largo rato sobre los desaparecidos de la Escuela Normal «Isidro Burgos».

El 26 de noviembre del 2014 en el parque Bicentenario se hizo una velada cultural por los desaparecidos de Ayotzinapa.

Así era Reyna cuando se le metía en la cabeza algo y convencía a las y los demás de sumarse. Sus primeros aliados era su propia familia que se subían al tren sin pensarla mucho.

4

Fue por estas fechas de diciembre de hace dos o tres años que estábamos sentadas en la sala de su casa cuando una joven indígena tocó la puerta y preguntó por la “licenciada Reyna”.

Reyna se despidió de mí para ir atenderla. Me comentó que era una de sus pacientes que le pidió una terapia antes de irse a su casa a pasar las fechas navideñas.

La joven era trabajadora doméstica en Tuxtla. Una de las mujeres que Reyna seguía atendiendo de manera gratuita después de haberse  autojubilado de la psicología.

5

Este 18 de diciembre Reyna falleció en Tuxtla Gutiérrez. Las personas se van, realmente, cuando dejamos de recordarla y sus legados desaparecen. Estoy segura que está mujer “menudita” sólo nos dijo adiós físicamente.

Reyna, la canción es para que la escuches en el camino. Gracias, muchas gracias por todo lo que nos dejaste.

Revista Enheduanna

,

9 Responses to Adiós a una de las hijas queridas de Tuxtla

  1. Berzaida 19 diciembre, 2015 at 3:48 pm #

    Les cuento que doña Reyna, además de todo lo que han dicho ya sobre su inmensa bondad, en estas fechas se convertía en la señora Claus, junto con su esposo Humberto, digno Santa Claus; aunque encubierta para los beneficiados, ella disfrutaba junto con su esposo como una traviesilla. ¡Bendita! En mi corazón y en el de muchos permanece.

  2. maría. 19 diciembre, 2015 at 4:31 pm #

    Que descanse en paz, la Maestra REYNA, fue mi maestra de PSICOLOGÍA, la recuerdo por que las personas lindas correctas y transparentes como ella dejan huella, DIOS LA BENDIGA.

  3. Un yucateco. 19 diciembre, 2015 at 5:32 pm #

    Tuve la dicha de departir con ella y su familia dos noches. Para nosotros, un grupo de yucas que llegamos de paso en nuestro regreso a casa, su recibimiento ha sido el mejor que hemos recibido en nuestras vidas.
    Sólo espero que, el día que yo me despida de mi tierra, alguien piense de mí de la manera en la que todos los que conocieron a La Maestra.
    A ella, mi eterna gratitud. A su familia y seres queridos, mi eterno cariño.

  4. Nein Farrera Vazquez 20 diciembre, 2015 at 8:35 am #

    Hasta pronto Reyna Chavez … un abrazo a la familia y amigos…

  5. Alfredo Palacios Espinosa 20 diciembre, 2015 at 10:24 am #

    A Reyna la recuerdo en distintos tiempos. Me duele saber de su partida. No la imagino inerte, pasiva. Siempre activa como alumna en la secundaria, como madre de familia en el CEBECH, como trabajadora en la Secretaría de Educación en el área de Telesecundarias, como ciudadana comprometida en muchas actividades, pero sobre todo como amiga de siempre. Descanse en paz, pero activa allá en la otra vida. Con afecto para Tito y sus hijas que han heredado la misma chispa creativa y solidaria.

  6. Leticia Cuesy Serrano 20 diciembre, 2015 at 5:08 pm #

    Mi amiga querida de toda la vida, gracias Sandra por este hermoso artículo y a todos los comentarios que describen una parte de la vida y esencia de Reynita. Yo conocí a esas facetas y la de amiga y también fue mi Jefa, en los dos casos excelente, SOLO ME QUEDA AGRADECERLE POR TODO EL APOYO, CARIÑO Y AMISTAD QUE ME BRINDO, GRACIAS A DIOS POR HABERME DADO ESA AMIGA Y GRACIAS A SU FAMILIA POR SU AMISTAD. QUE DESCANSE EN PAZ

  7. Arturo Salas Vazquez 21 diciembre, 2015 at 9:40 am #

    Mi querida lic. reynita, la recuerdo con un cariño tan especial, ya que fue mi jefa y como persona fue una excelente persona muy solidaria y comprensiva. Dios me la guarde. Que descanse en paz.

  8. MARGARITA CONCEPCION OLMOS MORGA 18 julio, 2016 at 3:53 pm #

    Lic. Sandra, que bellas palabras para Reynita, desafortunadamente no me enteré de su deceso, estaba fuera de la Cd, pero nunca es tarde para recordar a las personas que dejaron huella en su andar por la vida y sobre todo el legado que nos deja a todos los chiapanecos que nos interesa la cultura. MARGARITA OLMOS

    • Roberto Trejo 18 septiembre, 2016 at 8:51 am #

      Profe Margarita, mi nombre es Francisco Roberto Trejo Sánchez, fui su alumno en secundaria, que gusto y que enorme alegria saber de usted, un gran abrazo. Tel 96128 92 093
      P.d. perdón por usar este espacio para este saludo

Responder a Leticia Cuesy Serrano Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: