logo lunaticas

“No queremos medios de comunicación, los queremos completos”

Comparte:

La historia de los medios de comunicación en México se puede resumir en la historia de Televisa, así lo documentó Raúl Trejo Delarbre en un trabajo de investigación hace varios años. Y es real. Nuestro país vivió bajo un monopolio televisivo durante más de 40 años hasta que llegó TV Azteca que en nada ayudó a la apertura informativa, pues el menú de la televisión abierta se limitó a un duopolio que seguía al servicio del Estado y de la iniciativa privada.

Ahora, hay que agregarle que el imperio televisivo lleva al poder a políticos como el caso de Peña Nieto a quien se le conoce como el telepresidente, es decir, se comprueba que en México los medios pueden ser ese tan mentado cuarto poder del que se hablaba desde el siglo XVIII.

Se sabe que en México se ha vivido eternamente un amasiato entre medios informativos y poderes del Estado. Pocos pero valiosos ejemplos hay de medios que han disentido de algún pacto que los condene a regatear su libertad y son de sobra conocidos: Excélsior, Proceso, La Jornada, por mencionar sólo algunos casos visibles.

Desde una visión muy miope se afirma que para qué se hace periodismo crítico, social, cultural, si no hay un público receptor. Asegurar eso es seguir al pie de la letra la filosofía del vicepresidente de la empresa Televisa Miguel Alemán Velasco: “Nosotros vamos a entretener para educar. El Estado debe educar para entretener”. Y recuerdo aquella declaración célebre del dueño de Televisa, Emilio “El Tigre” Azcárraga:

Nosotros estamos en el negocio del entretenimiento y de la información, y podemos educar, pero fundamentalmente entretener. México es un país de una clase modesta muy jodida, que no va a salir de jodida. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil.

Debo hacer un paréntesis:

El modelo de periodismo que se ha construido ha sido desde una visión masculina y capitalista, pues quienes han dirigido a los medios son hombres encumbrados con la idea de que la información no es más que un bien comercial. Esto ha redundado en un periodismo sin carácter social, deshumanizado muchas veces, ejercido mayormente por hombres, incluyendo a los medios de izquierda como los mencionados arriba. En los puestos directivos hay hombres, la mayoría de reporteros son hombres y a las pocas reporteras que hay se les asigna en las secciones de Sociales y Deportes. En definitiva es un oficio harto difícil de ser ejercido por mujeres porque es explotado y exigente al 100.

Sigo.

Hay ejemplos de publicaciones culturales y políticas que por desgracia son efímeras ya que su mayor debilidad es justamente el soporte económico. Hacer este tipo de periodismo se ha convertido en un verdadero hobbie, o como decimos: “por amor al arte”, porque no se puede vivir de él. Por tanto, para hacerlo se debe tener suficiente vocación y un salario aparte para poder sostenerlo.

Como ejemplos actuales encontramos al sitio web Chiapas Paralelo, realizado por 4 periodistas reconocidos, que se han sostenido gracias a su compromiso personal por ofrecer un periodismo distinto. Otros portales son: Voces Feministas, Tierra de todas. En el ámbito local, el ejemplo más loable es el diario La Foja Coleta, dirigido por la periodista Concepción Villafuerte.

En San Cristóbal se ejerce lo que considero el paradigma de los llamados medios independientes o libres que tienen ciertas características en común que son:

-Se hacen con escasos recursos económicos

-Son sostenidos por colectivos muy pequeños

-Se difunden por sus propios medios de distribución (el caso más emblemático es el periódico EL COMAL que es distribuido por sus jóvenes creadores, casa por casa)

-La mayoría son efímeros o de corta temporada

-Tienen contenido crítico hacia el sistema político-patriarcal en el que vivimos.

Este paradigma de periodismo nace como respuesta al otro modelo que encontramos en los medios masivos, porque es claro que están incompletos. Cierta vez, en una campaña de CIMAC, escuché esta frase: No queremos medios de comunicación, los queremos completos, y creo que describe muy bien la forma en que se ejerce el periodismo masivamente.

Porque, objetivamente, esos medios están incompletos. Y lo están por ciertas razones. Están incompletos porque:

-Las mujeres no estamos en ellos, ni como contenido ni ocupando los puestos de decisión.

-Predomina un lenguaje sexista, clasista, homofóbico y misógino que es urgente erradicar porque reproducen los estereotipos de género y de clase.

-Quienes laboramos en ellos no tenemos las prestaciones sociales mínimas

-La labor del periodista es cada vez más riesgosa al grado de perder la vida, a cambio de ejercer nuestro trabajo

-El contenido no refleja la realidad real que vivimos las, los  mexicanxs/chiapanecxs

Por ello, es de real importancia que haya medios libres, civiles, con una propuesta que contradiga la forma en que se hace periodismo actualmente.

Los casos del semanario Mirada Sur y revista cultural feminista Enheduanna, son ejemplos de los que me enorgullezco pertenecer a ellos. Desde ahí, las y los periodistas hacemos un periodismo incluyente, social, crítico, que cuestiona al patriarcado, a la clase política, a la forma tan cínicamente corrupta que se ejerce desde el poder, y lo cuestiona reflejando las injusticias que a diario se cometen, dando voz a las mujeres y hombres, de los sectores sociales considerados marginados.

Ponemos también en la mesa del debate problemáticas que no son vistas por el resto de los medios que sólo tienen un fin comercial: feminicidios, trans y homofobia, violencias hacia las mujeres, corrupción en todos los niveles de gobierno, maltrato a los animales, discriminación y violencia/explotación a la niñez, logros de las y los jóvenes (así como sus problemáticas), interés por difundir las artes y la diversidad cultural, temas educativos y científicos…

Son medios que se sostienen bajo las características antes mencionadas, y son la respuesta al grito de una sociedad que pide ya no más medios de comunicación a medias sino medios completos, en los que quepamos, nosotros, nosotras, la gente de a pie.

*Texto que compartí en la celebración del Primer aniversario del Café Lxs Disidentxs, en el que me invitaron a platicar sobre medios libres desde mi experiencia.

 

 

 

Revista Enheduanna

,

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: