lilith

ANTES DE EVA, LILITH

Comparte:

Por: Karla Gómez
En la historia bíblica existió una mujer que, por años no ha sido tomada en cuenta, su nombre es Lilith, y ha sido invisibilizada como primera mujer de Adán, por desobedecer a Dios y a las estructuras patriarcales.

Y aunque nos hemos acostumbrado a Eva11911722_10206070713998700_1656794855_n, formada de la costilla de Adán y quién terminó comiendo la manzana prohibida, nos demuestra que las mujeres desde sus primeras pisadas en esta tierra, tienen la facultad de decidir, de transgredir roles dados por el sistema patriarcal.
¿Por qué la mayoría de las mujeres viven sumisas e insertadas bajo un sistema machista, qué las ha detenido a cumplir los criterios de otros? La falta de oportunidades y una sociedad que no incluye la autonomía de la mujer, podría ser una primera respuesta.
Sin embargo, en el libro “Lilith: nombre prohibido, lo erótico de lo siniestro”, de la doctora en Filosofía, Elisa Bertha Velázquez Rodríguez, editado por Editores Castillejos, que contiene 189 páginas, se comenta que el mito de Lilith, aborda sobre los diversos prejuicios que representa esta figura quien se rebela contra su compañero, interrogándolo acerca de su posición sexual.
Asimismo, informa sobre los intentos de la mujer por instaurar una política de la sexualidad femenina, a través de nuevas escrituras del placer y del goce, “ya que DIOS la creó para satisfacer las necesidades del primer hombre”.
Sin embargo, por esa actitud, la convirtieron en la reina de los demonios, y ella en fantasía originaria de la seducción, lo prohibido y deseado.
Esa mujer es lo que actualmente la sociedad aún la señala y la llena de descalificativos como cascos ligeros o desvergonzada. Lilith, sólo una mujer.
Es interesante leer este libro, porque a través de la interpretación hermenéutica que da la autora, se narra la lucha que tiene este personaje con el orden patriarcal, con el tiempo mítico hebreo y los prejuicios.
Durante estas páginas la también investigadora lanza las preguntas: qué es ser mujer y qué es lo femenino.
Indica que “la vagina, es el pasaje del dolor y del placer, el conducto de entrada y salida de la humanidad, es la puerta de ingreso a la cueva que reconforta y gratifica a las infantas e infantes en las fantasías originarias, pero también es la cárcel que se detiene y la cuerda que se estrangula en su producto”.
Actualmente, es la mujer quien satisface sus necesidades, por lo que la intención de esta investigación publicada –dice la autora- fue proponer una ética de la diferencia sexual, que se sostiene en la subjetividad femenina, como el uso del cuerpo, del placer y del erotismo.

Revista Enheduanna

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: