bocas lunaticas

En tierra de todas se oyen voces feministas

Comparte:

Foto: Karina Álvarez

Poco a poco las mujeres hemos logrado abrir espacios para dejar desnuda nuestra realidad desde el sentir y pensar femeninos, ya sea a través de la difusión de nuestro quehacer cotidiano en diferentes ámbitos o dando a conocer la pavorosa realidad manifiesta en desapariciones, violaciones sexuales, feminicidios y todo tipo de violencias que aún siguen siendo el pan diario de muchas mujeres.

Los medios masivos de comunicación, por su carácter mercantil y visión patriarcal, han dejado prácticamente anuladas las posibilidades de ejercer y mostrar un periodismo con perspectiva de género y ni hablar de periodismo feminista.

Los porqué son fáciles de encontrar: son capitalistas, y por tanto reproducen y fomentan todos los valores que sostienen al sistema capitalista: la vida no tiene valor, el cuerpo de la mujer es una mercancía, las niñas y todo lo femenino no venden por tanto no se muestra, no se nombra; la violencia sistemática contra las mujeres es normal; etc.

Todo lo que vaya en contra de esos valores es inadmisible en un espacio periodístico en el que la o el directorx privilegia el capital por encima del respeto a la vida. Por ello, quienes deseamos ver en las noticias otro tipo de rostro, más humano, más sensible, pero sobre todo que refleje la realidad diaria de la mayoría de las mujeres, deben de fundar otros espacios, libres de directores perversos que palomean o tachan lo que les beneficie o no a los intereses mercantiles.

Da mucha alegría que este descontento se hayan vuelto tangible en medios que, gracias a la aparición de la internet y las redes sociales, se han hecho presentes en los últimos años y meses. En 2009, hizo su aparición el blog de Patricia Chandomí “Mujeres en Chiapas denuncian” en el que exponía y daba seguimiento a casos de mujeres encarceladas, violentadas, sobrevivientes de feminicidios; y en 2014, llegó al espacio radiofónico con su programa «Platicando con Patricia Chandomí»  que en 2015 salió del aire.

Poco antes, en 2008,  nació el portal “Desmesuradas” de las escritoras Leticia Bárcenas y Gabriela Barrios, registrando la vida cultural y el quehacer cotidiano de hombres y mujeres así como impulsando un archivo sonoro único en su género junto a Emilio Ruiz; ellas también realizaron el suplemento cultural Ixcanal en colaboración con Delia Gordillo en el año 2001 al 2002.

Estos son sólo algunos ejemplos del trabajo de mujeres chiapanecas en los últimos años, sin duda habrá más pero escapan de mi memoria y conocimiento.

El 2015 fue un año felizmente muy fértil  hicieron su aparición, además de esta revista virtual, los portales “Voces Feministas” y “Tierra de todas” a los que me quiero referir un poco más ampliamente no sólo por el hecho de ser iniciativas de mujeres sino por la importancia que hoy (y siempre) tiene y ha tenido que más mujeres nos sumemos a registrar no la historia, sino Nuestra Historia.

Voces Feministas apareció en noviembre del año pasado, es una iniciativa de mujeres activistas que visibilizan las problemáticas de las mujeres a través de notas periodísticas de otros virtuales tanto chiapanecos como mexicanos y de otros países, que podemos encontrar en diversas secciones como: Alerta de género, Paridad, Disidencia sexual, Noticias, Opinión, Artivismo, Salud, Galería.

Bajo el lema “Lo que no se nombra, no se ve”, el sitio aporta artículos de análisis sobre feminicidios, mitos del Feminismo, violencia de género, entre otros. También abordan las diversidades sexuales con notas periodísticas sobre el avance y los retrocesos que hay en esa materia dando seguimiento constante a las denuncias de los crímenes de odio en esta comunidad vulnerada.

El portal expone las principales problemáticas sociales y políticas de la mujer, y de los diversos perfiles de ser mujer, desde una perspectiva feminista; es de hacerse notar que esté sostenida por un grupo de mujeres activistas sin formación periodística rompiendo la idea de tener que apropiarse de un título para difundir información pública y apropiándose del derecho a saber y a informar.

Bajo esta idea, las administradoras del sitio suben cotidianamente notas y artículos y haciendo uso de la internet y sus redes sociales, para romper lo que se le llama “el cerco informativo” que hay en los medios capitalistas para ocultarnos de la presente historia.

Por su lado Tierra de todas es un portal informativo hecho por las reporteras Mariana Morales y Jenny Pascacio y la fotógrafa Karen Beltrán en el que constantemente comparten información de esta entidad, con tendencia al denominado “periodismo cultural” registrando actividades culturales de Chiapas o hechos del resto del país que difícilmente ocupan los espacios estelares en otros medios informativos.

Cuenta con una diversidad de secciones: Aristas, Arcadia, Caja de Luz, Opinión. Su contenido también está basado en lo visual y cuenta con una galería en donde se muestra el trabajo fotográfico de hombres y mujeres de la lente y por supuesto de Karen Beltrán. En su sección de Historias, contrario a lo que el nombre evoca, encontramos información sobre presos políticos, la problemática de las minas en Chiapas, y de las mujeres en las comunidades.

Dicho por ellas mismas, en el portal se puede leer: Consientes de no caer en la comodidad o lamento sobre la situación que atraviesa nuestro país, sobre todo en este estado fronterizo, decidimos, en palabras de Karen Beltrán, “quitarnos los tacones, ponernos los tenis” y salir a caminar para encontrar esas historias no contadas. Documentar no sólo lo que sucede en esta capital, sino también en sus alrededores donde estamos seguras -de acuerdo a nuestra experiencia periodística- mujeres y hombres caminan en diferentes horizontes, al final coincidiendo en un mismo camino donde se tejen historias, como las nuestras.

¿Quiénes escribirán sobre mujeres? sólo nosotras las mujeres. Por ello, me congratula enormemente ver cómo cada vez hay más espacios hechos por nosotras en éste ámbito comunicativo, lugar en el que la palabra de la mujer ha sido silenciada pero que en los últimos tiempos nos hemos logrado apropiar.

El EZLN tiene una bonita consigna que popularizaron al inicio de su lucha civil: “No morirá la flor de la palabra” y yo le agregueré: NO morirá la palabra de mujer. Cada vez somos más y no callaremos.

Visita: http://tierradetodas.mx/ y http://www.vocesfeministas.com/

 

Revista Enheduanna

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: