Enedina-Tehuana-store.desilvaimports

Romper los moldes para ser artista: Enedina Vázquez y su vocación de barro

Comparte:

Por: Ámbar Barrera/Lado B

—Un día ellos me dijeron: ¿Estás de acuerdo de dejar tu trabajo y dejar la escuela para dedicarte al oficio de tu esposo? Y yo tontamente dije sí. Lo hice durante 20 años y cumplí con todas las reglas. Ahora yo voy a hacer mis propias reglas. Le dije (a mí esposo): Ahora vamos a ser iguales, no me voy a empoderar para hacerte lo que a mí me hicieron, sino simplemente estar en equidad.

Enedina tiene alrededor de 40 años y su mirada es siempre firme. Observa y escucha a los demás con detenimiento. Viste con el atuendo típico de Santa María Atzompa, Oaxaca, comunidad en la que nació y creció y donde ella misma dice que es difícil hacerse valer como mujer y sobresalir.VasquezCruz_Enedina-esperanzacenter

Hace 21 años y al borde de la muerte en el hospital, decidió que lucharía contracorriente enfrentando a su esposo, la familia de él, e incluso la suya para dedicarse al arte de barro y arcilla, vocación que había abandonado al casarse 10 antes de ese momento.

Enedina Vázquez compartió su historia de vida, lucha y pasión como artista del barro durante la Semana de Arte, Género y Diversidad, que se llevó a cabo en marzo en la Universidad Iberoaméricana en la Ciudad de México.

-El barro es una técnica muy bonita y nos invita a soñar. Se deja hacer lo que uno desee. Y si yo me siento triste, sale en las imágenes que he creado. Si yo me siento feliz se ve en la expresión de cada una de las figuras.

Así se expresa Enedina sobre su vocación y su pasión de vida.

Relató que en su infancia, cuando miraba a su padre y cómo creaba piezas de barro, ella, al borde de las lágrimas, deseaba robarle ese conocimiento a su padre y le pedía a dios que le diera el mismo talento que a él.

Su padre fue su maestro –y continua siéndolo– y actualmente Enedina se considera afortunada porque su obra aparece en libros y revistas que le han dado la vuelta al mundo. Justamente ese era su objetivo al decidirse luchar por ser una artista del barro: Dar a conocer su trabajo.

Muy joven, Enedina tuvo que dejar la escuela por falta de recursos, aunque se las ingenió para tener siempre libros de texto con ella. También muy joven y presionada por las convenciones sociales de su comunidad, ella se casó.

Una enamorada hace cosas que a veces son un error, pero todavía una quiere taponearlo.

Al casarse, la tradición dicta que la esposa debe aprender y dedicarse al oficio de la familia del esposo. En su caso, su esposo se dedicaba a trabajar el vidrio. Enedina cuenta que fueron 10 años de insatisfacción, y considera que esa fue la causa que la llevó a enfermarse hasta que, al borde de la muerte, decidió renunciar a las ideas de su comunidad sobre acoplarse a lo que el esposo dice, sin tener voz o voto o incluso voluntad propia, para dedicarse a lo que reclamaba su corazón a cualquier costo.

LEER MÁS EN: http://ladobe.com.mx/2016/04/romper-los-moldes-para-ser-artista-enedina-vazquez-y-su-vocacion-de-barro/

Revista Enheduanna

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: