mural-1

UN MURAL QUE PARECE EXTRAVIARSE

Comparte:

TEXTO Y FOTOS: Karla Gómez
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- La historia de los mayas, trazada en el mural de César Corzo con el título “Fragmentos de los murales de Bonampak”, donde utilizó los dibujos hechos y publicados por Agustín Villagra Caleti, estuvo en riesgo de ser demolida, ya que la “Makinaria Comercializadora”, se encuentra derribando desde hace una semana el Hotel Bonampak.
Actualmente, la superficie de lo que fue el tradicional hotel tuxtleco, está cubierta con tablas grandes y exhibe un letrero que dice “PELIGRO”, mientras la excavadora tira las paredes de concreto, y por fuera se divisa el cielo en el lado norte poniente de esta ciudad.
Sin embargo, en este pedazo de inmueble desde el pasado sábado 15 de agosto, luce cubierto con papel cartón el mural de César Corzo -realizado en 1961, por el cual  Moctezuma Pedrero  pagó diez mil pesos-, después del llamado que hizo Sofía Corzo, (hija del muralista) el pasado 11 de agosto a través del Facebook ya que la obra peligraba en ser destruida.
La hija del artista, arriesgadamente decidió ingresar al inmueble y demostrar que aunque el mural esté en propiedad privada, aún prevalecen los derechos de autor.
“Aunque sean edificios particulares, si tienen un bien artístico, ese bien es patrimonio de Chiapas, aunque sea propiedad privada. Entiendo a los inversionistas, no pueden estar enterados de todo, pero al estar registrado el derecho de autor, no pueden hacer cambios si no tienen la autorización, pero en este caso como ya murió mi papá, somos mis hermanxs quienes vemos por su obra”.
Entrevistada para Revista Enheduanna, Sofía Corzo explicó que la obra es una copia pintada al temple de huevo sobre repellado de cemento blanco y arena de mármol, y si lo trasladan a otro lugar, debe ser en interiores, porque no está diseñado para exteriores.
Sofía Corzo, con un tono preocupado, dice que una de las soluciones sería que el nuevo grupo de dueños (en su mayoría integrado por el grupo Farmacias del Ahorro, entre ellos Antonio Leonardo ex dueño del equipo Jaguares de Chiapas), lo incorporen en su diseño arquitectónico y valoren el plus comercial que tendrá su edificio con un mural de 55 años de edad, de contenido histórico chiapaneco.

 

mural 3

El antes y el después. El mural de la historia maya de César Corzo cuando se encontraba a la vista pública, en el tradicional hotel y restaurante Bonampak.  Abajo, como se encuentra actualmente mientras se busca incluirlo en el nuevo diseño arquitectónico. Fotos: Cortesía Sofía Coro y Karla Gómezmural tapado

FALTA INVERSIÓN EN PROYECTOS CULTURALES
“Los inversionistas deberían invertir en proyectos sociales, sino se reactiva la economía, quién va a comprarle sus productos. Además, se me hace una aberración que tiren un edificio en buen estado. Viví en Alemania y ellos conservaban sus edificios y les daba orgullo decir ‘este edificio tiene 200 años’, y por dentro está lo más moderno”.
Menciona que  pareciera que en Tuxtla Gutiérrez  hubiera mucho dinero, porque constantemente están derribando y construyendo. Asimismo, recalca que los murales de su papá son de dominio público, de lxs chiapanecxs y como hija no piensa quedarse con los brazos cruzados.
Subraya Sofía Corzo que los sectores artísticos y culturales deben unirse para evitar se acabe el rostro de esta ciudad, ya que la belleza colonial de Tuxtla se terminó, fue destruida con sus edificios, fuentes y parques, “ahora los turistas vienen y se van a San Cristóbal de Las Casas, allá está la derrama económica, esa ciudad ha sabido preservar su patrimonio cultural. Qué bonito fuera que dijeran: vamos a hacer un tour de ciudades coloniales: Tuxtla Gutiérrez, Chiapa de Corzo y San Cristóbal de Las Casas.

DIVERSAS VOCES SE MANIFIESTAN POR EL MURALISMO CHIAPANECO
Por su parte, el pintor ceramista Rodolfo Disner, menciona que las autoridades deberían penar actos en contra el arte y estar comprometido con las obras, “si a un gobernante no le importa el arte, el arte no existe”.
El maestro de cerámica, quien tuvo afinidad con César Corzo porque ambos estudiaron en la Academia de San Carlos, indica que hay murales que necesitan ser restaurados.

disner bien

El muralista Rodolfo Disner.

Asimismo, refiere que un presidente de municipal de Tonalá, le dijo que hiciera una fuente de cerámica, así que lo realizó y al cambio de presidente municipal mandaron a quitar la fuente que se ubicaba en el parque y tenía acabados de delfines y caracoles.
“En otros países no tiran la obra, lo trasladan a otro lugar. Yo pude acusarlos de deterioro de una obra, pero no lo hice, es ponerte con la autoridad, no hay nadie quien nos avale”, agrega.
El historiador Roberto Ramos, compartió en su página de Facebook, que, “la destrucción del patrimonio y la identidad han sido una constante en la historia reciente de Tuxtla. Es el caso del Hotel Bonampak, un ícono de la ciudad. Además, en este caso con el agravante de que el edificio contiene la obra mural de César Corzo, uno de los principales artistas chiapanecos. También sirve de reflexión acerca de la imagen urbana, pues aunque nadie duda sobre la propiedad privada del edificio, éste forma parte del paisaje urbano cuya propiedad es colectiva”.
Sofía Corzo, indica que existen murales de su papá en diferentes puntos de esta ciudad, como en la Escuela de Enfermería (3), hechos con la técnica temple; en la Rectoría de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach); así como en la Comisión Federal de Electricidad, ubicado en la colonia Las Palmas.
Dice que siendo realista, todos los murales de su papá peligran, incluso el mural de cerámica que está en la rectoría, así como de otros artistas como Rodolfo Disner, quien considera que él y su padre son dos grandes artistas que tiene esta entidad.
Por su parte, Arturo Novelo, quien trabajó un texto sobre “Visión plástica de la historia de Chiapas”, compartió a través de internet, que la esquina donde se encuentra el mural de César Corzo de la rectoría de la Unicach, fue absorbida por la modernidad, “el punto en que inicia la carretera Panamericana y donde fueron construidos los primeros edificios de Tuxtla Gutiérrez es ahora un lugar donde los vehículos circulan a prisa y lo único que puede el conductor meditar al verse frente al mural es sobre la inevitable decisión de continuar su recorrido por la avenida Central, Primera Sur o desviarse sobre la 14 Poniente”.

EL REALISMO
El ruido de la maquinaria se mezclaba con la ciudad envuelta del transitar rutinario de los transportes públicos, del ir y venir del transeúnte.
– Buenos días, soy estudiante de Artes visuales, y trabajo mi tesis sobre la pintura chiapaneca. Tengo entendido que adentro hay un mural de César Corzo, déjeme entrar para tomarle una fotografía a la obra- argumenté a la personas que se encontraba a la entrada, con el único objetivo de entrar a observar personalmente el derrumbe del edificio y el estado del mural.
– Tenemos instrucciones de no dejar pasar a nadie, además el inmueble no es seguro. Por favor retírese, dijo el residente de obras.

mural2

El tradicional e icónico hotel Bonampak, en demolición. Foto: Karla Gómez

– ¿Qué pasará con el mural?
– No se tirará, tenemos instrucciones del dueño que van a conservarlo ya que lo incluirán en la nueva construcción. Lo hemos protegido con cartón, además, ahora la demolición nos llevará alrededor de mes y medio, ya que donde está ubicado el mural, desmontaremos de forma manual sin el apoyo de la máquina.
– ¿Puedo ingresar?
– No, pero pregúntale a la muchacha que está a la vuelta.
-Si te dejo entrar, puedo perder mi chamba, ya me dijo mi jefe que no permita el acceso a nadie. Han venido muchos periodistas. No quiero problemas, agrega la encargada.
– Sólo quiero ver cómo está el mural, dije.
Un señor quien al parecer trabaja en esa obra, dio órdenes que yo entrara, “deja que entre, ya está tapada la obra, ¿qué le va a fotografiar?”.

LAS SOLUCIONES
“Yo estoy en el plan de decir quién lo quiere adoptar, si el museo de Tuxtla, o si el gobierno quiere pagar para reubicarlo, yo no lo puedo llevar.
“Creo que si lo derriban hay trabajo para quienes saben de leyes, para que pongan una demanda, por infringir el derecho de autor y cobrar una indemnización. Yo no lo voy a hacer porque no estudio leyes, tampoco voy a pagar un abogado, porque tampoco confío ganar el juicio, mi papá metió cinco demandas para restaurar sus murales y sólo una ganó”, dice Sofía Corzo.
Agrega que es necesario que el Consejo Estatal para las Culturas y las Artes (Coneculta-Chiapas), a través de su área de Patrimonio Cultural, haga un catálogo de los edificios, murales y esculturas que son considerados patrimonio, tanto de arte contemporáneo, como de arte sacro que hay en las iglesias, “cuántos santos hay, qué tamaño son, sacarle fotos y fichas, también eso ayuda en caso de un temblor, robo o remodelación. No pueden ser modificados porque tienen derecho de autor”.
Indica que el patrimonio artístico, forma parte de nuestro bagaje cultural, como seres humanos, ya que es como cuando heredas cosas de tus abuelos y/o antepasados, “te recuerdan de dónde vienes, en el caso del muralismo fue un movimiento nacionalista, (y un mural) está expuesto a todas las miradas, es un bien público, su destino es ser patrimonio de todos, los temas deben ser épicos, temas grandiosos y cuando quieras tomar un tema más íntimo pintas una acuarela”, puntualiza.

La ciudad coneja, la ciudad sin rostro, la ciudad de los recuerdos, una vez más se somete a los cambios, a la urbanización que tanto anhelan los empresarios, a la llamada “modernidad”…

Revista Enheduanna

,

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: