1

EL CANTO DE UNA VIAJERA

Comparte:

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- Isabel Zuleta tiene 28 años y nació en Colombia. Es una nómada. Una mujer curiosa. Una apasionada de la música y de los viajes, y en cada nota o melodía describe un momento único. En un mapa se le observa cruzando países, habitando en cada punto cardinal.

Cuando articula una palabra se escucha el respiro de otras tierras como Colombia, Guatemala y México, demuestra que la música es una de las cosas que le da sentido a su vida y donde puede verter su creatividad, su historia, canciones y su voz.

Ahora, su cuerpo es un transportador de la arquitectura, de la cultura y gastronomía de San Cristóbal de Las Casas, lugar donde además de tomarla como residencia desde hace 10 años, es uno de los foros para trasmitir su arte.

“He transitado por varios países y géneros, de todos ellos rescato cosas distintas que me han influido mucho en mi manera de crear e interpretar los pilares del sonido que intento construir como el jazz o la música académica, el folclor, el latinoamericano, el reggae o el blues”.

Sobre su percepción del jazz comparte que “el jazz como otros géneros, es una música que se produce a nivel independiente, al menos en México es complicado. Toda la música que se hace independiente tienes que hacerle de todo un poco, hacer un cartelito, hablar con la gente, para poder moverte con tu música y tus proyectos”.

UNOS DEDOS QUE TROPEZARON CON EL PIANO

A los nueve años de edad sus dedos tropezaron con el piano. Fue la primera vez que tuvo contacto con él, ya que a veces se quedaba con su tía quien tenía un piano.

Aclara que no puede afirmar si por ello decidió dedicarse a la música, pero esa experiencia la conectó con una de las disciplinas artísticas.

Dice que le gusta ejecutar el piano, aunque añade que cada instrumento te permite entablar una relación profunda, ya que tiene sonoridades diferentes y papeles dentro de la música, donde se aborda la cuestión del estilo creado por las notas y sonoridades que el músico tiene que generar.

EL PAPEL DE LA MUJER EN LA MÚSICA

La viajera que se ha influenciado de Violeta Parra, Susana Baca y Janis Joplin, entre muchas otras, y de todas las que no están en los ojos reflectores y hacen música día a día y toma de referencia, resalta que la música es un mundo masculino, ya que su contexto está rodeado mayoritariamente de hombres desde la persona que te da trabajo en el bar, hasta de los compañeros músicos.

“Puedes llegarte a sentir intimidada, no ser tomada enserio, que te sientas acosada, que siempre alrededor sea más importante el hecho de si eres bonita. A veces tienes la duda de que si eres valorada por tu trabajo o por tu apariencia. A mí me pasa eso. Por eso, aprovecho a motivar a todas las chicas que andan por ahí que se acerquen y tomen su posición, que se atrevan y se sientan segura”.

ABRAZANDO EL CAOS EN LA FONDEADORA

Desde el portal https://fondeadora.mx/projects/abrazando-el-caos-primer-ep-de-isabel-zuleta a la joven se le ve cantando “Angelito feo”, invitando a que todos sean parte de su proyecto, donde pueden contribuir desde 50 pesos en adelante, debido a que la portación no es una donación, sino que prácticamente compran por adelantado el álbum EP, que contendrá de cinco a seis canciones producidas y grabadas por Hans Mues, por lo que se maquilará 500 discos bajo una buena calidad de producción y grabación.

FOTO LAURA ZULETA

FOTOS LAURA ZULETA

Isabel Zuleta se percató del sistema de fondeo colectivo mediante su amiga que es muy cercana a los procesos de internet, y de sus contactos, ya que en la hoy Ciudad de México está muy de moda entre los músicos de jazz esta plataforma que permite que un proyecto se realice.

En este proyecto musical participa su hermana Laura Zuleta, quien se encarga del material fotográfico del disco. “Hacer el primer álbum hace que hagas doble chamba porque es pedir que apoyen mi primer disco y hacer que te conozcan. He recibido fondeos muy generosos y estoy súper contenta, el tiempo límite es hasta finales de marzo”.

Titula este álbum “Abrazando el Caos” porque Identifica el caos con un momento de crisis, “ese momento en que te encuentras con tus demonios, aquello que a veces evitas y prefieres no ver de ti y de tu historia. Abrazar el caos, es eso; aceptación. Darle una revisión a tu relación contigo y empeñarte en tratarte con más amor”.

La cantante, que fue vocalista de la banda Aire Nuevo, con quien grabó el disco “Música Musa” se considera una joven mujer que le gusta viajar, con problemas como todo el mundo, que vale mucho, pero no especial, cercana a sus familiares y amigos.

Indica que empezó a componer hace tres años y que su proceso creativo es bastante caótico, ya que a veces las melodías le vienen por partes, primero la letra y luego el sonido o viceversa, posteriormente, se pone a armar el rompecabezas.

Sin embargo, al preguntarle qué canción de las que ha compuesto es su favorita, responde:

“Mi canción favorita es la que voy a hacer mañana, (ríe) aunque todas me gustan porque vienen de una experiencia concreta”.

Isabel antes de cantar escribía y quería ser periodista, pero “luego la vida le dio tres vueltas”. Hoy en día acompaña a su proceso creativo con otras artes, como de la pintura, del teatro (disciplina que experimentó)-, del cine, de la fotografía –influenciada por su hermana-, y de la danza porque tiene una sobrina que es bailarina.

Isabel es sensible y curiosa. En cada actividad encuentra una experiencia. Se apoya de sus cuerdas vocales para transmitir ese árbol que lleva por dentro, quiere “tener la oportunidad de compartir más la música que hace, tener más tiempo y libertad para crear y compartir. Tener cada vez menos obstáculos para sentirse plena, tanto los que me creo yo misma como los circunstanciales”.

Revista Enheduanna

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: