chichonal

La leyenda de la guardiana del volcán Chichonal

Comparte:

Pyowa Tzyu’we, La mujer que arde.

Abimael Arias*

La migración provocada por la erupción del volcán Chichonal hace más de tres décadas, no acabó con las leyendas zoques originadas en Chapultenango. Una de ellas, la Pyowa tyzu’we (La mujer que arde), la guardiana del volcán, es una de las leyendas más contadas por los habitantes de Nuevo Carmen Tonapac, municipio de Chiapa de Corzo.

Todo comienza en la mañana, cuando Pyowa tzyu’we es una niña, luego al pasar las doce horas pasa a ser una jovencita y al caer la noche se trasforma en una anciana que narra la vida y la muerte, tal como narró Daniel Domínguez Mondragón, originario de la etnia ore tzame (zoque).

La leyenda cuenta que la Pyowa tzyu’we pasó por muchas comunidades del municipio de Chapultenango con flores repartiendo casa por casa. Conforme pasaba el tiempo, justo días antes de la erupción del volcán Chichonal en marzo de 1982 esta mujer anunciaba la fiesta y continuaba obsequiando flores mientras divulgaba en cada pueblo su próxima fiesta de cumpleaños en la que habría que visitarla.

Todos sabían de este festejo, sin embargo nadie en lo absoluto sabía el lugar en que se llevaría a cabo. Tiempo después se supo que la mujer no anunciaba la fiesta, sino la erupción del volcán. De pronto, la noche del 28 de marzo de 1982 ruge el volcán Chichonal haciendo su primera erupción.

Daniel Domínguez Mondragón comentó que el volcán arrojó piedras, ceniza y fuego, acompañado del incesable viento; la gente salió del lugar, desafortunadamente murieron niños al quedar sepultados por las piedras. La oscuridad tardó 15 días y pese a la tragedia mucha población abandonó su hogar, en busca de refugios y nuevas formas de vida al ver deshechos sus bienes con la destrucción que dejo la erupción del Chichonal, entre los lugares a los que emigraron se encuentran Villahermosa, Veracruz, Guadalajara, Tuxtla Gutiérrez y la Ciudad de México.

Es así como cada año del 28 de marzo, se hace recordatorio a la erupción del volcán Chichonal en la etnia zoque, que dejó a su paso pérdidas humanas y materiales.

 

*Estudiante de la carrera de Comunicación Intercultural de la UNICH

Revista Enheduanna

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: