El umbral entre Castellanos y Lorca

Comparte:

Análisis de la pieza coreográfica “El umbral” de Contempodanza

Por: Daniel Falconi

El 7 de agosto del 2015 se cumplieron 41 años del fallecimiento de Rosario Castellanos, y hubieron algunos eventos en Comitán y Tuxtla Gutiérrez para conmemorar el hecho, y aunque este texto no fue realizado para ésta fecha especial, creo que puedo dedicarlo de manera humilde como un admirador de la obra poética y narrativa de Rosario Castellanos. Parecerá algo extraño que diga que es un homenaje a Rosario cuando el presente texto es un análisis de una pieza coreográfica de Cecilia Lugo, “El umbral”, interpretada por la Compañía independiente de danza contemporánea Contempodanza de la cual ella es fundadora; pero es justo ahí donde radica este “doble homenaje” ya que esta obra de danza contemporánea está basada en “Dos poemas” del libro “De la vigilia estéril” (1950) de Rosario Castellanos.

La pieza inicia con el escenario en un oscuro total, después de unos segundos se integra un elemento sonoro, una pieza musical de sonidos tranquilos y delicados que pasa a segundo plano para dar paso a dos fragmentos de “Dos poemas” del poemario “La vigilia estéril” de Rosario Castellanos leídos en voz en off, mientras se oyen los fragmentos mencionados, el escenario se ilumina lenta y tenuemente dejando ver a cinco mujeres sentadas que costuran o bordan al unísono; atrás de ellas una sombra, en el ciclorama figura una ventana.  Al terminar la voz en off, hay un pequeño silencio seguido por una pieza musical; una de las cinco mujeres, la que está vestida de manera distinta a las otras que se encuentran uniformadas por parejas, comienza a moverse de manera distinta al iniciar la pista, las otras siguen bordando de forma sincronizada por unos segundos hasta que un ligero y breve cambio en la iluminación marca el inicio del movimiento asincrónico de otra de las bailarinas; la primera se incorpora al movimiento grupal, se repite este mismo sistema con una tercer bailarina que realiza movimientos distintos a sus compañeras, mientras la anterior se incorpora de nuevo a la dinámica de bordar las 4 bajo los mismos movimientos.

Las dos bailarinas que no han modificado sus movimientos a las del resto del grupo, por turnos se ponen de pie, a diferencia de las tres anteriores que realizaban sus intervenciones sentadas. Posteriormente una de las ejecutantes se coloca al frente con su banco realizando movimientos más amplios y las demás se ponen de pie detrás de ella. Regresan a sus bancos y comienzan a moverse con ellos. La música “Creación” de Álvarez del Toro, Haendel y M. Ponce, durante todo este tiempo se ha tornado lenta de bajo volumen y sólo instrumental, esto va cambiando al ponerse las bailarinas de pie, el ritmo es ligeramente más ágil y el nivel de volumen sube, poco después de esto se incorpora voz en la melodía; cuando esto sucede cuatro de las ejecutantes se encuentran al nivel del piso, la restante es la de la ropa discordante que da pequeños saltos en su secuencia.

contempoDANZA (3)

Estando todas las bailarinas de pie se distribuyen por el escenario quedando por instantes una en la parte baja del escenario, luego todas se van hacia arriba-centro donde se encuentra la ventana, se mueven sin alejarse de la ventana.

Al frente aparece un nuevo personaje en escena, una mujer con un vestido blanco de cola larga y un velo. Esta sexta mujer atraviesa el escenario sin interactuar con las otras cinco, sin embargo la cola blanca de su vestido queda en escena y las bailarinas comienzan a caminar sobre ella luego empiezan a bailar  posteriormente juegan la tela con sus manos, hasta que la parten en varios pedazos después de esto continúan con la coreografía jugando con los bancos y abarcando gran parte del escenario, luego tomando partes de la tela y de los bordados que tenían al inicio, las bailarinas se dirigen de nueva cuenta hacia la ventana abriendo una partidura previamente hecha por donde salen una a una, la pieza musical termina poco antes de salir la última mujer de escena; la obra termina al quedarse el escenario sin las ejecutantes y con un oscuro total.

Después de ver la obra un par de veces pude identificar la relación estrecha y obvia entre la propuesta coreográfica y el discurso poético de “La vigilia estéril” donde Rosario nos habla de la vida, del destino y del sentido de ambos en una existencia atribulada y solitaria deseosa de encontrar el amor.

La coreografía desde “El umbral” de Cecilia Lugo comienza con dos fragmentos de “Dos poemas” por lo cual mencionaba que esa relación con el discurso poético de Castellanos era un tanto obvia.

A continuación transcribo los fragmentos de “Dos poemas” de Castellanos utilizados en “El umbral” para que pueda apoyarme en ellos al analizar el discurso de la coreografía.

A) Estoy sola: rodeada de paredes

y puertas clausuradas;

sola para partir el pan sobre la mesa,

sola en la hora de encender las lámparas,

sola para decir la oración de la noche.

B) Más allá de mi piel y más adentro

de mis huesos, he amado.

Más allá de mi boca y sus palabras,

del nudo de mi sexo atormentado.

Yo no voy a morir de enfermedad

ni de vejez, de angustia o de cansancio.

Voy a morir de amor, voy a entregarme

al más hondo regazo.

Yo no tendré vergüenza de estas manos vacías

ni de esta celda hermética que se llama Rosario.

En los labios del viento he de llamarme

árbol de muchos pájaros.

ROSARIO

En los fragmentos A y B a pesar de pertenecer al mismo poema encontramos que uno nos habla directamente de su sensación de soledad y en el otro hace referencia a que ha decidido encontrar el amor y el placer de otro cuerpo, esto sin dejar el lado lúgubre del escrito diciendo “Yo no voy a morir de enfermedad ni de vejez, de angustia o de cansancio. Voy a morir de amor”, con lo que deja claro que sigue siendo una añoranza de alguien que se siente solitario. Lo lúgubre de esta sensación se refleja en el tipo de iluminación de la obra, sombría y poco cambiante y lo repetitivo de la música puedo relacionarlo con el hastió presente y reiterativo de la situación.

El hecho de que las mujeres borden sincronizadamente en varias ocasiones, también es un símbolo de la costumbre y la resignación del cuerpo a tareas que no le causan ninguna satisfacción sino más bien son parte de su supervivencia. Esta imagen me remonta a una obra de teatro del irlandés Beckett “Vaivén”, donde los personajes, tres mujeres, repiten constantemente las mismas actividades aparentemente como algo que hacen desde siempre, de manera infinita y atemporal con algunas variaciones de ritmo ocasionales pero sin cambiar la rutina.

Fue esta relación que hice de las imágenes iniciales de la coreografía de Lugo con la pieza teatral ya mencionada lo me llevó a darme cuenta de la gran influencia y las varias alusiones que la pieza tiene de la obra de García Lorca “La casa de Bernarda Alba” cuya trama nos habla de una mujer anciana que recién enviuda que se encierra en su casa con sus 5 hijas, mismo número de bailarinas en “El umbral” a partir de esto encontré una serie de similitudes que a continuación enuncio:

Las 5 mujeres de la coreografía pasan el tiempo bordando igual que lo hicieran las hijas de Bernarda Alba, aparentemente están encerradas en una casa como lo estaban las 5 mujeres de la obra de Lorca por decisión de su madre, señalé anteriormente que hay una bailarina que viste ligeramente diferente como lo hiciera la hija menor de Bernarda que se rebela al luto impuesto por su madre, en la obra de Lorca una de las hermanas (la mayor) va a casarse lo que desata el nudo en la historia por comentarios y acciones de sus hermanas; y en la pieza de danza contemporánea cerca del final vemos una figura femenina entrar con lo que parece ser un vestido de novia tradicional, lo cual cambia la dinámica de la coreografía y las lleva a todas ellas a jugar con él y finalmente a despedazarlo.

La imagen de las mujeres y el vestido de novia me remite directamente a lo que sucede en la obra de Lorca cuando la elaboración del vestido de novia de la mayor hace que la vida de encierro en esa casa cambie y despierte diferentes emociones en las mujeres que allí viven principalmente las 5 hijas solteras de Bernarda.

Al dejar claro estas similitudes es evidente la clara inspiración en “La casa de Bernarda Alba” tal vez por el papel que interpretó Cecilia Lugo en la puesta Bernarda de 1966 de Ana Mérida basada en esta obra dramatúrgica como nos cuenta Cesar Delgado Martínez en su artículo de La Jornada sobre Lorca y su influencia en la danza en México. El personaje que según Delgado interpretó Lugo, fue el de Estela la hija menor y rebelde, la única que enfrenta cara a cara a la madre autoritaria y de la cual logra escapar a través del suicidio.

Entonces podemos ya equiparar las influencias de Castellanos y Lorca pues ambos textos nos hablan de la soledad y del hastío que vive alguien en un encierro que va mas allá del físico, siendo esclavo de una rutina que mata lentamente y donde la única esperanza es el amor como lo menciona Rosario en el segundo fragmento que presento y como simboliza Lorca a través de una aventura prohibida de Estela con el prometido de su hermana mayor, un amor que la lleva a enfrentarse a la muerte como también lo enuncia Castellanos en el poema ya referido.

En “El Umbral” esta ruptura con el conformismo es planteada cuando las mujeres que han estado bordando como si se tratara de una actividad eterna, la rompen por influencia de una que se revela a seguir comportándose de manera mecanizada e incorpora a la escena nuevas posibilidades de moverse. La música también acompaña este cambio con su cambio de ritmo y de volumen. Se presenta a las mujeres que destrozan el vestido de novia que les pasa enfrente como metáfora de la frustración de la soledad y de la soltería, de una vida sin un propósito mas que repetir una y otra vez una actividad que no lleva hacia ningún lado, y que por fin tienen un anhelo que por parecer inalcanzable también agita más su frustración.

CECILIA-LUGO

Cecilia Lugo, fundadora de la Compañía Contempodanza. Foto: retomada de internet.

Finalmente en la coreografía del grupo Contempodanza propone un cierre donde una de las mujeres decide salir y deja la puerta abierta a las demás que siguen su camino ¿Será acaso la interpretación de Lugo del final abierto que deja Lorca sobre las 4 hermanas después de fallecida Estela? Aunque simplemente puede ser una invitación a todos de salirnos por esa ventana por la cual espiamos a la vida como lo hacen las bailarinas o como lo hacían las reprimidas hijas de Bernarda de Alba, dejar el encierro y aventurarnos a vivir a amar y seguramente a morir como plantea Rosario Castellanos.

Fuentes consultadas:

Link del vídeo de “El umbral” de Contempodanza.

https://www.youtube.com/watch?v=ijuWZ4uuE8Q

Poesía abierta (blog): http://poesiaabierta.blogspot.mx/2009/11/de-la-vigilia-esteril-poemario-de.html:

Artículo recuperado el 25 de mayo del 2014:  http://www.jornada.unam.mx/1998/02/09/delgado.html

Revista Enheduanna

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: