PSICOLOGA UNO

Leticia, en la primera línea cuidando la salud emocional de pacientes con COVID-19

Comparte:

Una clínica COVID puede ser de manera temporal un suplicio para cualquier persona que haya adquirido la enfermedad o sus familiares, sin embargo, además de las personas como pacientes y sus familiares pocas personas reparan en la situación del personal de salud, que va más allá de contar con los insumos médicos, y tiene que ver con los estragos emocionales que ocasiona la pandemia.

En la clínica hay personas altamente especializadas y que hacen su trabajo con amor, el personal da su mejor esfuerzo, tratamos cada uno y una de llevar sonrisas cada día para que el personal se sienta animado y trabaje con el corazón, sin embargo, hay pacientes que llegan con un alto avance de la enfermedad o con complicaciones y eso claro que tiene un efecto en el personal” expresó la psicóloga de la clínica COVID San Cristóbal de las Casas, Leticia Castillo.

“La pandemia nos está dejando diversas lecciones, el personal está aprendiendo todos los días a lidiar con un problema que en ocasiones rebasa nuestras capacidades como seres humanos, ver a pacientes luchar, morir, ver cómo llegan los carros a llevarse los cuerpos y como nuevamente la clínica vuelve a ocuparse; también tenemos experiencia bonitas de personas que logran vencer la enfermedad y regresan a casa con sus familiares” señala la psicóloga.

El personal clínico que atiende a pacientes de COVID no sólo tiene que dar “superpluses” dentro de su espacio laboral, sino al concluir su jornada el personal termina desmoralizado, asustado, cansado, estresado.

“Creo que el reto del personal clínico no sólo es estar bien para los y las pacientes, y para una misma, sino para nuestra familia, cómo nos recuperamos de convivir con el dolor de los y las pacientes, sus familiares y cómo tratar de no llevar ese dolor a nuestra casa” señaló.

La profesional hizo hincapié en la importancia del trabajo psicoemocional en este tipo de pandemias, debido a que muchas veces, es necesario comunicar a los y las familiares el estado desfavorable de salud del paciente y prepararlos para los distintos escenarios.

También resaltó que es necesario trabajar con el personal médico a nivel psicoemocional, debido a que cada día, el personal de la clínica sigue haciendo su mejor esfuerzo de manera cotidiana para mantener a salvo a los y las pacientes de la clínica, y esto provoca afectaciones emocionales como trastornos obsesivos compulsivos, depresión y otras afectaciones emocionales.

Aunado a ello, cabe hacer mención que en algunos lugares del país y Chiapas no es la excepción, el personal médico identificado en las calles por el uniforme o el transporte  en ocasiones, recibe agresiones verbales o de libre tránsito.

 

Revista Enheduanna

, ,

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: